La ilusión de la vuelta a la "Escuela"

En esta Escuela no hay libros ni pesadas mochilas, no hay deberes en cuadernos ni lecciones de matemáticas. Eso sí, al igual que en cualquier otra escuela, hay diversión, hay amistad, hay aprendizaje, hay valores... Y ha y muchísima ILUSIÓN. La Escuela de BSR de Discaesports Fundación Rudy Fernández también ha vuelto a abrir sus puertas. Nuevo curso.
Uno de los proyectos estrella de esta fundación por toda la emoción e implicación que desprende está, con la llegada del nuevo curso lectivo, en marcha un año más. Tras la incertidumbre de la puesta en marcha, llegó la satisfacción de la consolidación y, ahora, la ilusión del crecimiento y expansión. Y es que esta Escuela, que busca fomentar el deporte (el baloncesto en especial) entre los más pequeños con capacidades diferentes, como una herramienta de socialización e inclusión, crece, sigue creciendo y sigue calando en la sociedad balear. Más alumnos, hasta una quincena, de los que concluyeron el curso pasado pero, lo más destacable, una "mayor implicación de los voluntarios", como refleja Javier Vidal. "Hemos conseguido nuestro objetivo, cada uno de los chicos y chicas tiene un voluntario a su disposición", explica Vidal, lo que servirá para una atención más personalizada y, en definitiva, mejor.
Los objetivos del año, como en toda escuela que se precie fijados desde el comienzo, son que "mejoren tanto en el aspecto físico como emocional mediante las herramientas que nos da el deporte y la convivencia entre ellos", según Javier. Desde hace una semana, esa convivencia ya se va forjando con la sonrisa de cada uno de los participantes como gran recompensa. El proyecto, además, será presentado ante la sociedad en breve, para dar a conocer a todo aquel que lo precise, toda la información de una iniciativa preciosa.

publicado el 20/09/2018
Fundación Rudy Fernández

'',

Los grandes proyectos se suelen construir paso a paso, fundamentados en decisiones sólidas, seguras, construyendo una base hasta que llega el momento de dar el gran salto. Al club DiscaEsports Fundación Rudy Fernández le ha llegado este momento y, seguro, en la próxima temporada se podrá comprobar.
Después de varios años haciendo muy bien las cosas, con pequeñas decisiones pero siempre fundamentadas, gracias al apoyo de esta Fundación Rudy, que creyó en el proyecto desde nuestro origen, además de Obra Social La Caixa, Fundación ONCE e institituciones baleares, los gestores de este precioso proyecto deportivo apuestan ahora fuerte para que el año que viene sea de un gran cambio. Es una apuesta por incrementar la calidad y el nivel en la primera plantilla, pero sin descuidar la firme apuesta por la Escuela y la formación de jóvenes talentos, además de la promoción del BSR entre los diferentes estratos de la sociedad. Y esa apuesta, después de anunciar el fichaje de un entrenador con experiencia profesional (LEB y Liga Femenina) como Eloy Doce, tiene un nombre: Roberto Mena.
Uno de los mejores, si no el mejor, jugador de BSR de la historia de España se une desde ya al proyecto de DiscaEsports para aportar los mejores conocimientos a la parcela directiva, donde será el nuevo Director Deportivo, pero también en la cancha, ayudando a la primera plantilla a la que, sin duda, dará un toque de calidad espectacular. DiscaEsports aprovechó, precisamente, la participación en Polença en nuestro Campus Rudy para dar a conocer a su nuevo gran "fichaje", un fichaje que, después de una trayectoria al más alto nivel posible, sigue manteniendo la ilusión en su retorno a Baleares, "es una decisión que ha supuesto un nuevo punto en mi carrera, un nuevo reto con una perspectiva diferente para hacer crecer al equipo aportando mi grano de arena". Sin duda, la ayuda y experiencia de Roberto será mucho más que un granito de arena para impulsar a un proyecto que "ya venía haciendo las cosas muy bien, de la mano de Fudación Rudy así como otros colaboradores. Han hecho un trabajo muy ilusionante del que ahora espero estar a la altura".
El aliciente, sin duda, para unirse a DiscaEsports, como aficionados o como colaboradores, es más que atractivo con un proyecto que nos apasiona, aún más si cabe, y del que seguro seguiremos estando muy, muy orgullos@s. Lo mejor, siempre, está por venir.

Finales de mes de junio, sinónimo de despedida de las clases, de final de curso. Es así en cualquier colegio y también es así para nuestra Fundación, concretamente para el proyecto que venimos desarrollando con varios centros de Mallorca para impartir clases de baloncesto para personas con capacidades intelectuales diferentes.
Durante varias semanas, como hemos explicado en ocasiones anteriores, monitores y entrenadores de nuestra Fundación han acudido a diferentes puntos mallorquines con el baloncesto como "arma" que ha servido para mejorar el día a día de los chicos y chicas que se han acercado, y han disfrutado, por primera vez de nuestro deporte.
Y como todo buen final de curso que se precie, había que despedirse con una fiesta, y la mejor celebración que sabemos hacer es con más baloncesto por lo que algunas de nuestras campistas de Campus Rudy Fernández, que estarán en Pollença desd el 6 de julio, se han acercado a compartir una jornada de basket y diversión con los usuarios de este proyecto. Un ejemplo más, como el que se desarrolla dentro del propio Campus, de que la plena inclusión y la normalización con el baloncesto como eje vertebrador no sólo es posible, sino que es una realidad.

"El baloncesto les sirve en su día a día, les ayuda a ser más autosuficientes y a poder practicar un deporte". No es el baloncesto una medicina, pero bien se debiera "recetar" como tal para todos. En este caso, la ayuda del balón se ha podido comprobar en el programa que desarrolla la Fundación Rudy Fernández con diferentes grupos con capacidades intelectuales diferentes de Mallorca. Con ellos, trabajan semanalmente los monitores Xisco Maestre y Patricia García, entrenadores de baloncesto de nuestra fundación que relatan una experiencia "muy gratificante", en palabras de Patricia.
Se trata de dos grupos, el primero entrenado en el pabellón de Sa Creu, "con una mayor capacidad de atención e incluso de disputa de partidos en cinco contra cinco" y otro en el centro Joan XXIII, "con un mayor déficit de atención y diversos condicionantes añadidos", relata García. Más de treina chicos y chicas que llevan toda la temporada disfrutando de las bondades del baloncesto, "es una oportunidad increíble trabajar con estos chicos y sobre todo, ver su evolución a través del baloncesto", explica la entrenadora. Un trabajo que ha consistido en buscar atraer la atención mediante el balón, "que cuando lleguemos, tengan ganas de baloncesto" y mejorar la movilidad de todos ellos mediante diferente ejercicios.
La intención es clara, "que puedan disponer de una actividad en sus centros que, gracias a la Fundacion Rudy, es posible y llevar nuestro deporte a todos ellos, transmitiendo nuestros valores: comunicación, actitud, humanidad, compañerismo..." comenta Patricia. Pero no es simplemente una hora de baloncesto, de diversión o de distracción, "ademas es que les puede servir en su día a día, a ser más autosuficientes y realizar un deporte .
Lo mejor, sin duda, los resultados, "su respuesta es excelente y su evolución, enorme, algo a lo que han contribuido mucho sus profesores y personas que trabajan con ellos cada día y que nos han ayudado muchísimo", resalta la monitora. "Es una forma diferente de sentir el baloncesto, una forma de ayudar mediante el baloncesto, complicado de explicar", concluye emocionada García.

Una actividad que se está convirtiendo ya en una fantástica tradición en Palma de Mallorca volverá a llenar de deporte el Pabellón Municipal de Son Moix este mismo sábado 26 de mayo. La clausura de las Escuelas deportivas Municipales y la III Jornada de Deporte Inclusivo de la ciudad congregará a más de 3.000 niños y niñas que han participado en las diferentes actividades deportivas en este curso escolar y, además, podrán conocer de primera mano deportes inclusivos gracias al DiscaEsports Fundación Rudy Fernández que se ha encargado, un año más, de la organización de esta tercera edición.
DiscaEsports volverá a acercar a miles de escolares en esta verdadera fiesta el Baloncesto en Silla de Ruedas y otros deportes adaptados, acudiendo a la cita tanto con el primer equipo del club como con la Escuela de BSR que no deja de crecer. Una jornada de actividades abiertas a todos los chicos y chicas para promocionar e impulsar el deporte adaptado, con una batería de juegos y ejercicios que van desde lo más tradicional a lo más llamativo como rocódromo, hockey... y por supuesto exhibiciones y talleres de baloncesto con nuestro club.
En el acto de presentación, encabezado por la regidora de deportes del Ayuntamiento de Palma, Susana Moll (que no ha dudado en enfundarse una camiseta del DiscaEsports Fundación Rudy Fernández), ha acudido una representación del club, con Javier Vidal a la cabeza. La cita de esta clausura de las escuelas deportivas y III Jornada de deporte Inclusivo, este sábado 26 de mayo durante toda la mañana, de 9 a 13:30.